Creencias colectivas, una perspectiva de Intervención

José Luis Silva Alcántara, Coach Ejecutivo y de Vida, certificado por la ICC

No se trata de predecir el futuro sino de desarrollar las capacidades
para enfrentar cualquier futuro posible”, D. Samoilovich.

Esta es una propuesta de cambio de perspectiva para que, desde el ámbito de las creencias colectivas, podamos dar un giro en el abordaje de la intervención del Coaching de Equipos.

El reto en la nueva empresa es intervenir desde perspectivas, también nuevas e innovadoras. Son varias las generaciones y escuelas que a lo largo del tiempo han desarrollado teorías y métodos de trabajo en y para equipos, unas más afortunadas que otras y siempre en consonancia con el avance de la ciencia y la tecnología. El equipo es un ente socialmente construido.

Mediante el trabajo se transforman la naturaleza y el hombre, y en este proceso, es fundamental la relación con otros seres humanos. En el centro de los procesos de trabajo se conjuntan los equipos como una forma de trabajo habitual.

Nuestra intervención como Coaches de equipos se desarrolla sobre la plataforma cultural de la organización, la cual soporta valores y prácticas específicas. La cultura tiene que ver con el proceso de socialización que se da dentro de una empresa, constituye un sistema de significados compartidos donde las personas, los procesos y la organización del trabajo producen formas de ver el mundo y actuar en consecuencia. Esta cultura desarrolla creencias y prácticas específicas.

Los términos juicio y creencia son básicamente iguales. Nosotros utilizamos una distinción al considerar la creencia como un tipo de juicio que está hondamente arraigado en un plano normalmente subconsciente, que procede muchas veces de la infancia y que hace que actuemos en una determinada dirección, según Miriam Ortiz de Zárate en su escrito Juicios y Creencias.

Las creencias pueden ser tanto individuales como colectivas, estas últimas son mantenidas por común acuerdo, consciente o inconsciente de sus participantes.

Durante diversas intervenciones en organizaciones hemos observado como las creencias crean realidades y dan evidencias de ello. Por ejemplo: “En esta empresa es muy difícil trabajar en equipo” y los equipos de la empresa se han encargado de generar evidencias de ello, boicoteando el trabajo y sin alcanzar los objetivos. Muchas veces esta es la premisa sobre la cual somos llamados a trabajar.

Queremos destacar precisamente este ángulo de abordaje de la intervención en equipos. Las creencias colectivas son un componente fundamental para el logro de resultados y las efectivas relaciones entre los integrantes del equipo.

Durante un proceso de Coaching de equipo acompañamos al equipo en el desarrollo de sus capacidades, para que el resultado sea más que la suma de sus partes.

Centramos la atención en las relaciones que se establecen entre los integrantes del equipo y sobre todo el impacto que tienen éstas en los resultados que la organización espera lograr.

En dichos procesos nos encontramos con una serie de creencias limitantes que deben ser identificadas, evidenciadas, puestas en común y por supuesto cambiadas. Dos son los niveles significativos desde la estructura organizacional que nos han permitido realizar el proceso de acompañamiento del estado actual al estado deseado: El del equipo propiamente dicho y el de la cultura institucional:
⦁ Equipo: Las relaciones y los procesos conversacionales
⦁ Cultura: Las prácticas sociales, administrativas y los resultados de negocio

Durante el acompañamiento, transitamos por el proceso de cambio de creencias, de forma sencilla o compleja de acuerdo a las características de los equipos, con base en los siguientes aspectos:
⦁ Identificar:
⦁ ¿Cuáles son las creencias que prevalecen en el equipo?
⦁ ¿Cuáles son las creencias dominantes en la organización?
2. Evidenciar:
⦁ ¿Cómo impactan estas creencias al equipo en función de sus resultados?
⦁ ¿Cómo impactan estas creencias al equipo en función de sus relaciones?
3. Cambiar:
⦁ ¿Cuáles son las nuevas creencias y comportamientos que las sustituirán?
⦁ ¿Cuáles son las nuevas responsabilidades del equipo?
⦁ Establecer un plan de acción

 

El trabajar desde el ángulo de las creencias nos ha permitido ver el impacto del Coaching en las personas, el equipo y de este en la cultura de la organización para generar cambios profundos.

El equipo desarrolla conciencia sobre como su comportamiento se relaciona con sus resultados. Al construir nuevas creencias asume una responsabilidad incondicional por la elección de sus comportamientos y está abierto al aprendizaje.

Para que existan creencias comunes es necesario que los hombre produzcan conocimientos comunes sobre sí mismos, sobre los otros y la organización, fundamentalmente que generen las acciones por las cuales se realizan y demuestran los cambios.

Un comentario

  • Guadalupe Ramos

    Me gustó!
    Pensar que si el equipo es un ente socialmente construido, también puede de-construirse y volverse a construir de nuevo con los conocimientos, creencias y perspectivas de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *